Los vaporizadores son recomendables para dejar de fumar

0

Los cigarrillos electrónicos, también llamados vaporizadores, son una opción viable para dejar de fumar y son recomendados por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos (NAP) para evitar los mayores riesgos que conlleva la exposición a la combustión de los cigarrillos normales.

A pesar de que todavía no hay demasiados estudios que determinen el verdadero alcance de las consecuencias del uso de los cigarrillos electrónicos, éste último estudio, el más amplio realizado hasta ahora, concluye que los vaporizadores contienen niveles mucho más bajos sustancias tóxicas que los convencionales y por lo tanto, su uso, aunque nocivo, es preferible.

Concluyen que no se han encontrado evidencias de efectos nocivos en el vapeo pasivo, el cáncer o los efectos respiratorios o reproductivos.

Además, pueden ayudar al fumador que desee dejarlo.

También se sabe que los cigarrillos electrónicos contienen metales tóxicos y todavía no se sabe cuáles pueden ser sus efectos a largo plazo, ya que su uso se ha generalizado hace no demasiado tiempo.

Sin embargo, el informe deja bien claro que sus efectos nos son buenos o males de forma absoluta.

“Los cigarrillos electrónicos no pueden clasificarse simplemente como beneficiosos o perjudiciales. En algunas circunstancias, como su uso por parte de adolescentes y adultos jóvenes no fumadores, sus efectos adversos causan preocupación. En otros casos, como cuando los fumadores adultos los usan para dejar de fumar, ofrecen la oportunidad de reducir las enfermedades relacionadas con el tabaquismo”.

Las conclusiones generales del uso de cigarrillos electrónicos son:

Exposición a la nicotina y a las sustancias tóxicas

Las exposición a la nicotina varía mucho en función del tipo de inhalador que se utilice y el líquido que contiene. La ingesta de nicotina puede ser similar a la de los cigarrillos convencionales.

La exposición a otras sustancias tóxicas es sustancialmente menor respecto al tabaco.

Adicción y dependencia

Hay evidencia de que el uso de cigarrillos electrónicos crea dependencia, y en menores el solo ligeramente inferior a los cigarros convencionales.

Además, la concentración de nicotina, el aroma, el tipo de vaporizador y la marca son muy determinantes a la hora de desarrollar dependencia.

Daños

El cambio del tabaco normal al vaporizador reduce la exposición a numerosos tóxicos y cancerígenos y mejora la salud en general.

El uso de cigarrillos electrónicos por jóvenes y adultos jóvenes aumenta el riesgo de que alguna vez usen cigarrillos de tabaco.

Como conclusión, el uso de vaporizadores es perjudicial para la salud aunque menos que el tabaco convencional. Su uso se recomienda como herramienta para ayudar a dejar de fumar.