La hipnosis es real según la ciencia

0

Todos hemos visto esos espectáculos en los que un mago hipnotiza a una persona en el escenario y consigue que haga cosas absurdas. También nos lo tomamos como lo que es, una actuación. Debido a la cultura popular, existen numerosos mitos sobre la hipnosis, como que se te hipnotizan pueden hacer lo que quieran contigo, o que puede borrar tu memoria.

Todos estos mitos son falsos. Y no hacen más que desprestigiar a la hipnosis, con Hollywood ayudando al representar casi siempre la hipnosis con los villanos, los estafadores o en situaciones ridículas.

También conocemos la hipnosis del mundo clínico, donde los psicólogos hipnotizan a los pacientes para ayudarles a dejar de fumar, superar fobias y controlar el dolor. Pero, ¿funciona realmente o es simple sugestión? A pesar de la evidencia que existe a su favor, existe aún cierta controversia que se explica por su uso a lo largo de la historia.

Los neurocientíficos han descubierto recientemente que el dolor viaja por dos canales hacia el cerebro. Primero se registra en el cortex sensorial, pero toma sentido en el cortex prefrontal. El centro emocional del segundo acentúa o reduce la intensidad del dolor dependiendo de la opinión de la persona sobre el dolor. El estrés y la ansiedad que rodea al dolor lo hace más fuerte.

La hipnosis puede cancelar el aspecto emocional del dolor.

Según un psicólogo de la Universidad de Washington, los pacientes bajo hipnosis a los que se les dice que el dolor es casi insignificante son capaces de interpretarlo de forma diferente, eliminando la ansiedad y la desesperación, lo que les hace sentirse mejor.

Los expertos aseguran que la hipnosis puede tener un enorme valor terapéutico para quienes sufren dolor crónico sin necesidad de medicamentos, procedimientos invasivos o efectos secundarios.

¿Cuándo funciona la hipnosis?

Sin embargo, la hipnosis no funciona para todo el mundo. No todo el mundo es susceptible de ser hipnotizado.

Quienes sí son sensibles al hipnotismo tienden a ser personas más intuitivas, confiadas, imaginativas y más tendentes a verse sumergidas en un libro o una película. También suelen insistir menos en seguir el orden y la lógica de cada situación.

Pero la habilidad para ser hipnotizado no tiene que ver con la personalidad, sino con la estructura del cerebro. Existe una zona en el cerebro que se ilumina cuanto estamos preocupados. En los pacientes susceptibles, esta zona se relaja al ser hipnotizados, cosa que no pasa con los demás.

Alrededor de un 25% de las personas no pueden ser hipnotizadas. Existe un test que mide la susceptibilidad a la hipnosis. El 80% de la gente está en el rango medio y un 10% en cada extremo de la escala. Como con el coeficiente intelectual, el nivel de susceptibilidad al hipnotismo permanece constante a lo largo de la vida.

Es probable que experimentes la hipnosis constantemente en tu vida diaria. Si alguna vez te has metido tanto en una película que no notas lo que sucede a tu alrededor, técnicamente estás en un estado de hipnosis.

Al ser hipnotizado, entras en un estado llamado trance en el que el hipnotizador o terapeuta puede dirigirte a hacer ciertas tareas o a reflejar ciertos pensamientos. En este punto es subconsciente está más abierto a las sugerencias. Pero no pierdes la voluntad ni el juicio en ningún momento.

Deja un comentario