Camina medio kilómetro o muere

0

Un reciente estudio revela que la capacidad física que tenga una persona mayor para completar una caminata de 400 metros dictamina el estado de salud que tendrá en los próximos seis años.

Si eres capaz de recorrer 400 metros, por lo menos te quedas 6 años de vida, y cuanto más rápido los hagas, mejor será tu salud.

A pesar de que caminar no es garantía de salud o longevidad, el estudio concluye que en una persona mayor, su capacidad para caminar 400 metros es un “determinante importante” de que seguirá viva en los siguientes seis años y de cómo será su incapacidad o enfermedad.

“La capacidad para realizar este recorrido es un gran indicador de su nivel de salud” dice la responsable del estudio, Anne Newman de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburg. “De hecho, hemos encontrado que las personas que no han sido capaces de completar el recorrido disponían un alto grado de discapaciad y riesgo de muerte”.

Newman y su equipo contaron con cerca de 2700 hombres y mujeres, blancos y afroamericanos, de entre 70 y 79 años, para realizar una serie de carreras en las que no se permitía correr. Se contó con personas que gozaran de una salud relativa buena y capaces de recorrer esa distancia sin problemas.

De cualquier forma, solo el 86% de los participantes concluyeron el recorrido.

En los siguientes 6 años, los científicos examinaron los niveles de enfermedad y de mortandaz de los participantes.

“El resultado fue que los que no fueron capaces de recorrer los 400 metros estaban expuestos a niveles muy altos de enfermedad y muerte”, dice Newman. “Lo que más nos sorprendió es que estas personas no eran realmente conscientes de el elvado nivel de discapacidad que tenían”.

Los estudios revelaron que los tiempos empleados para recorrer los 400 metros eran datos cruciales. El 25% de los que fueron más lentos, tenían tres veces más posibilidades de fallecer que los más rápidos.

El estudio completo se ha publicado en Journal of the American Medical Association.

Traducción del artículo aprecido en LiveScience.

Deja un comentario