Acido láctico: La energía alternativa del cuerpo

0

Ácido Láctico
El ácido láctico es una sustancia producida por los músculos en el metabolismo anaeróbico, ejercicios de fuerza de gran esfuerzo y explosividad. El ácido láctico es producido por glicólisis: degradación de los carbohidratos a ácidos por un proceso de fermentación.

Durante el ejercicio, las células del cuerpo demandan más energía de la que realmente puede proporcionar. Entonces el cuerpo reacciona adquiriendo enregía del azucar, convirtiendo estas moléculas grandes en otras más pequeñas, piruvato, de dos formas posibles: una anaeróbica y otra aeróbica.

Aeróbicamente, se consigue más energía, pero de forma lenta. Anaeróbicamente, la energía conseguida es menor pero más rápida, y el músculo coge esta energía produciendo desechos, que en teoría son los responsables de las agujetas.

Pero hace cinco años, se descubrió que el ácido láctico tiene sus ventajas: Durante el ejercicio, sirve para contrarrestar los altos niveles de potasio, responsable de la fatiga muscular. Ahora, mediante un potente microscopio electrónico, George Brooks y sus colegas de la universidad de Berkeley, han descubierto que ciertas proteínas se encargan de inyectar en las células encargadas del siministro energético, las mitocóndrias, el ácido láctico, con lo que el temido ácido láctico se ha convertido en una fuente alternativa de energía en presencia de oxígeno.

El descubrimiento puede tener especial importancia para los enfermos de diabétes y de SIDA, ya que en estos enfermos los niveles de ácido láctico en sangre son muy elevados. Hasta ahora de trataba de aumentar el nivel de oxígeno en la sangre de estos pacientes, sin haberse demostrado su eficacia real. Ahora, una nueva vía sería tratar de arreglar el mecanismo defectuoso de procesamiento del ácido láctico por parte de las mitocondrias.

Los hallazgos “afectan a cómo entendemos el metabolismo básico” dice L. Bruce Gladden, un bioquímico de la universidad de Alabama. Pero no todo el mundo está convencido. Robert Robergs, de la universidad de Nuevo México, dice que porque las proteínas amigas del ácido láctico “estén cerca” de las mitocondrias no significa que estén haciendo “algo”.

Artículo original: The Body’s Alternative Energy Source

Deja un comentario